Grooming: ¿qué es y cómo lo detectamos?

Grooming - Castillo Castrillón Abogados

Una de las formas de acoso que conocemos  y que se ha aplicado en un alto grado es el grooming, además cuando hablamos de su evolución digital, el online grooming, que consiste en acosar y abusar sexualmente vía online.

Nos referimos a una forma delictiva de acoso donde un adulto contacta con un niño, niña o adolescente con la finalidad de ganarse su confianza poco a poco para involucrarlo en alguna actividad sexual.

Este delito contiene varios niveles de interacción y peligro: empieza desde hablar de sexo y conseguir material íntimo de la víctima, hasta terminar manteniendo encuentros sexuales.

Es importante que las víctimas y sus familiares entiendan que esta práctica es penada severamente en España. Continúe con nosotros en el siguiente post y conoce cómo hacer frente a cualquier situación de grooming.

¿Cómo inicia una situación de grooming?

El grooming tiene que ver con un proceso donde se va produciendo un vínculo de confianza entre la víctima y el acosador. Este último logra aislar poco a poco al menor, y lo hace desprendiéndolo de su red de apoyo, principalmente familiares, profesores y amigos, ocasionando un ambiente lleno de secretismo e intimidad.

En el caso del online grooming, el acosador envía por medio de algún medio tecnológico su propio material sexual al niño o niña. Generalmente, se hace pasar por un menor llegando a adaptar su lenguaje a la edad de la víctima.

El grooming es un tipo de violencia igual de real que la física, pero más difícil de afrontar.

¿Es común el grooming?

Sí, por supuesto que sí. Según señala la ONG Save The Children en España, indican que en nuestro país se realizó una encuesta con participación de 400 jóvenes de entre 18 y 20 años de toda España con el fin de preguntarles si durante su infancia y adolescencia habían sufrido algún tipo de acoso online. El estudio proporcionó datos preocupantes, ya que el grooming online es mucho más común de lo que pensamos. Al menos uno de cada cinco jóvenes manifestaron haber sufrido este tipo de acoso, y el 15 % señaló que lo padeció en más de una vez, y la media de edad de sufrir grooming es a los 15 años.

¿Cuáles son las fases del grooming online ?

El delito del online grooming puede incluir conductas que tienden a presentarse de manera desordenada, pero generalmente hay patrones de conducta y fases comunes que determinaremos a continuación para que los detecte y pueda prevenirlo:

Crear un vínculo de confianza

En la mayoría de los casos, por medio de sobornos o engaños, el abusador contacta con la niña o niño y le genera un vínculo de confianza, normalmente lo consigue fingiendo tener la edad de la víctima.

Además, tiende a hacerle regalos, creando empatía a tan elevado nivel que la víctima siente confianza para contarle sus problemas, obteniendo información para chantajear posteriormente.

Aislamiento de la víctima

En esta fase el agresor logra alejar a la víctima de su red de apoyo natural, es decir, sus familiares, amistades, profesores… Permitiendo que su protección sea nula, ya que la relación suele mantenerse en secreto.

Valoración de los riesgos

El agresor siempre va a asegurarse de que su posición no estará en riesgo, así que preguntará constantemente a la víctima si alguien más tiene conocimiento de su relación e intentará averiguar quién más ha tenido acceso al ordenador o dispositivo que el menor utiliza en la comunicación.

Conversaciones sobre sexo

Una vez el agresor esté seguro de que la víctima  confía plenamente en él, empezará a introducir conversaciones sexuales de manera constante. Buscará que la víctima se sienta familiarizada fuertemente con la temática sexual y con su vocabulario.

Peticiones de naturaleza sexual

Es el objetivo principal del online grooming, donde el delincuente utilizará la manipulación, las amenazas, el chantaje o la coerción para que el menor le facilite material sexual, le cuente fantasías sexuales hasta que la relación termine con un encuentro físico acordado.

¿Qué consecuencias penales tiene el grooming?

El delito de grooming ataca directamente algunos derechos fundamentales del menor, como el derecho al libre desarrollo de su personalidad y su sexualidad, su derecho a la intimidad y a su propia imagen, y el derecho a la seguridad digital.

En la legislación española el delito de grooming está incluido desde el año 2010 (L.O. 5/2010, de 22 de junio), y ha sido modificado por última vez en la reforma del Código Penal hecha en el año 2015 (L.O. 1/2015, de 30 de marzo).

La regulación penal de esta conducta se ha realizado por la necesidad de adaptar nuestra legislación a ciertas leyes internacionales como la Convención de los Derechos del Niño (1989) o la Decisión Marco 2011/92/UE, de 13 de diciembre de 2011, que consiste en la lucha contra los abusos sexuales y la explotación sexual de los niños y la pornografía infantil. También ha sido necesario adaptar la legislación española, frente al rápido avance de las tecnologías, lo que ha hecho que estos riesgos crezcan exponencialmente, ya que esta clase de crímenes suelen iniciarse en las redes sociales utilizadas por los menores.

El delito de grooming forma parte del artículo 183 del Código Penal, y se califica como un delito contra la libertad y la identidad sexual, el cual lo convierte en uno de los pocos delitos informáticos que han sido señalados como tal. Se ha establecido para los agresores la pena de uno a tres años de prisión o una multa de doce a veinticuatro meses cuando se haya demostrado que el agresor intentó tener un encuentro personal con el menor; y la pena de cárcel de seis meses a dos años cuando el abusador obtuvo material pornográfico de su víctima.

Es importante recordar que a estas penas se le pueden añadir aquellas que corresponden a otros delitos que pudieran ser cometidos al mismo tiempo, es decir, concurso real de delitos, como por ejemplo amenazas, abusos sexuales, coacciones y pornografía infantil.

¿Qué responsabilidad civil conlleva el grooming?

La responsabilidad civil que ha derivado el crimen de grooming, se podrá determinar en el momento del proceso judicial contando los daños que haya sufrido la víctima, y por los que el agresor deberá indemnizar de manera económica.

El daño generado por el grooming es psicológico y el mismo se manifiesta en ataques de ansiedad, estrés, depresión constante e intentos de suicidio.

¿Cómo se puede prevenir el grooming?

Frente a un fenómeno tan complejo, la respuesta tiene que darse de manera integral, y la forma más eficiente de actuar contra esta violencia es con la prevención. Lo idóneo es tener una mayor intervención en la educación positiva de los niños, niñas y adolescentes.

Lo primero de todo, la educación afectivo-sexual debe ser apropiada para que logre formar a los más jóvenes en todo lo referente a su sexualidad, y al mismo tiempo educar sobre el uso seguro y responsable de las herramientas tecnológicas.

Es necesario tener en cuenta que el online grooming se centra en convertirse en un engaño lento y no representa consentimiento del niño o niña, ya que ellos no tienen conocimiento sobre lo que ocurre y, por supuesto, no cuentan con las herramientas idóneas para hacerle frente a esta situación. No se les debe culpar del abuso sufrido.

Definitivamente, la comunicación y la educación afectivo-sexual, agregándoles el apoyo del entorno cercano a los menores, son los medios más seguros para la prevención de la violencia, además de conocer que se puede actuar de manera legal y detener a los agresores que perpetran este delito.

Castillo Castrillón Abogados: especialistas en grooming

En nuestros Despachos de Abogados en Valencia y Málaga, podrá consultarnos sobre las dudas que pueda tener respecto a este tema del grooming o también presentar su denuncia.

Nuestro equipo de abogados penalistas con alta cualificación están listos para brindarle el mejor servicio y con la mejor asesoría que necesaria para que venza estos casos que sin duda perturban la tranquilidad de su vida familiar.