Bullying en los niños: ¿Qué implicaciones legales tiene el acoso escolar?

Las estadísticas demuestran la gravedad del problema del bullying en España. Ha habido muchos casos de niños y adolescentes que han sido acosados ​​por sus compañeros de clase. Este es un problema social muy grave, por lo que es importante saber qué es el bullying, sus diferentes formas y cómo se puede detectar.

Bullying es un término que viene del inglés, pero en español lo llamamos «acoso escolar». Esto se ha convertido en un problema mayor en España en los últimos años. Padres, profesores y todos los miembros de la sociedad española están cada vez más preocupados por este tema, ya que la investigación muestra que cada vez más niños se ven afectados por el acoso escolar.

Según el estudio realizado por la ONG International Bullying Without Borders en España, de noviembre de 2016 a noviembre de 2017 se denunciaron 1.475 casos graves de acoso escolar, lo que supuso un aumento del 20% respecto al año anterior.

En los últimos años, nuestro país ha ido avanzando en la implementación de medidas legales para combatir y vencer el bullying. Esto incluye campañas de sensibilización para que las personas sepan qué pueden hacer si experimentan o ven acoso escolar. Estas campañas también tienen como objetivo concienciar a las personas sobre las consecuencias legales de verse involucrados en una situación de acoso.

¿Qué es el acoso escolar o bullying?

El bullying se define como cualquier conducta que constituya maltrato de carácter verbal, físico, psicológico o social por parte de un menor hacia otro dentro del ámbito escolar. Estas conductas agresivas y nocivas se manifiestan a través de diferentes acciones como insultos, violencia física, falta de respeto, coacción, intimidación, crueldad, asignación de apodos que destaquen alguna condición del niño, aislamiento o exclusión social, menosprecio del otro para intervenir en la visión de los demás y así promover su maltrato, entre otras acciones.

Para que el concepto de bullying sea válido, el acoso debe ser intencional y continuo sin confundirse con un problema específico entre los niños en la escuela.

¿Cuáles son los tipos de bullying?

La intimidación puede tomar muchas formas diferentes, por lo que es importante conocer los diferentes tipos para tomar las medidas legales apropiadas al hacer un informe.

Agresiones verbales

La agresión verbal es la manera más común de intimidación y deja una profunda herida en las víctimas. Los insultos, las faltas de respeto, las humillaciones, las burlas, los apodos despectivos y la promoción de rumores o mensajes nocivos dañan gravemente la autoestima del agresor y provocan graves consecuencias a lo largo del tiempo en su vida.

Agresiones físicas

La violencia física a veces se utiliza como arma para humillar y someter a la víctima. La presencia de patadas, empujones, pellizcos, puñetazos, arañazos… es evidencia de un rasgo muy grave, ya que las lesiones suelen dejar cicatrices en el cuerpo. Los padres deben estar muy atentos a estas situaciones y actuar dentro de la legalidad para evitar peores resultados.

Acoso emocional y psicológico

Este tipo de acoso es menos visible que la violencia física, pero sus repercusiones psicológicas a corto, medio y largo plazo pueden ser difíciles de superar. Consiste en ridiculizar en público, burlarse, intimidar e incluso amenazar, provocando un miedo indescriptible en el agredido.

Exclusión social

El bullying excluyente, o bullying social, es un tipo de bullying que consiste en el aislamiento y marginación de la víctima, impidiéndole participar en actividades recreativas como fiestas o deportes. Esta forma de acoso debe abordarse con cautela, ya que a menudo se puede mezclar con otros factores muy peligrosos como la discriminación en todas sus formas (racismo, xenofobia, etc.), que solo sirven para exacerbar la gravedad del acoso.

Ciberbullying

El ciberacoso es una nueva manera de agresión escolar que está vinculada al desarrollo de Internet, la masificación de las plataformas de redes sociales, las aplicaciones móviles y los juegos en línea. Se manifiesta a través de abusos verbales, acoso, burlas, mensajes engañosos e incluso chantajes. Aunque pueda parecer un problema menos serio porque no implica contacto físico, el acoso cibernético puede ser tan dañino como cualquier otro modo de acoso, sino más. Esto se debe a que a menudo tiene lugar fuera del horario escolar y puede seguir a la víctima hasta su casa, lo que dificulta el escape. Además, Internet proporciona una plataforma anónima para que los acosadores se escondan, lo que puede hacer que se sientan más animados para acosar a otros. Como resultado, el ciberacoso es un problema grave que no debe subestimarse.

¿Cuál es el marco legal que aborda el bullying como delito?

Hay reglas básicas que podemos seguir para asegurarnos de que la forma en que tratamos este problema sea legal. Podemos encontrar estas normas en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), la Constitución, la legislación educativa y la Ley Orgánica de Responsabilidad Penalde los Menores (LORPM), que manifiestan la necesidad expresa y especial de proteger al niño frente a cualquier clase de maltrato.

¿Qué respuesta legal se tiene frente al bullying o acoso escolar?

Hay dos respuestas legales que se pueden aplicar en caso de una denuncia de intimidación: la arena académica y el sistema legal.

Ámbito académico

Cada institución educativa debe tener un Código de Conducta que describa claramente las expectativas de comportamiento. Estas reglas deben ser respetadas por los estudiantes y cualquier infracción debe resultar en medidas correctivas, hasta e incluyendo la expulsión de la escuela.

Cuando se trata de maltrato físico o psíquico, se considera una infracción muy grave y debe haber severas consecuencias para el agresor, que pueden llegar hasta la expulsión del colegio.

Por otro lado, las comunidades autónomas cuentan con protocolos para hacer frente al acoso escolar, en los que se establecen medidas para actuar con rapidez para proteger a la víctima.

Ámbito Judicial

Si la situación de acoso escolar alcanza niveles de agresividad muy fuertes e incluso tiene consecuencias lamentables, debe ser abordada a través del sistema judicial, cuyos procedimientos pueden iniciarse mediante denuncia o demanda.

El acoso escolar puede ser considerado delito, siempre que las conductas que se muestren estén especificadas en el Código Penal. El mero hecho de ser acosado puede constituir delito si se prueba que:

  • Lesiones.
  • Amenazas.
  • Injurias.
  • Coacciones.
  • Calumnias.
  • Abusos sexuales.
  • Homicidio doloso,
  • imprudente o asesinato.

La responsabilidad penal del acosador puede variar en función de su edad. Por ejemplo, si el acoso proviene de una persona menor de 18 años, pero mayor de 14, responderá conforme a la Ley Orgánica de Responsabilidad Penal De los Menores.

Si el agresor es menor de 14 años, el Ministerio de Justicia remitirá lo sucedido a la dirección de la escuela donde ocurre el abuso para que tomen las medidas necesarias para proteger a la víctima dentro de su reglamento interno. En este caso, no hay responsabilidad penal.

Si el abusador es mayor de 18 años, será responsable de acuerdo con el Código Penal a través de un proceso ordinario, según lo estipulado en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Casos de éxito

Contacta con nosotros

En CASTILLO CASTRILLÓN ABOGADOS estaremos encantados de asesorarte. Contacta con nosotros, seguro que podemos ayudarte. Rellena el siguiente formulario y nosotros te llamamos.

¿Estás en búsqueda de expertos abogados acoso escolar?

En nuestros Despachos de Abogados en Valencia y Málaga, puedes consultarnos sobre cualquier duda o denuncia que vayas a presentar. Contamos con abogados penalistas altamente cualificados para brindarle la asesoría justa y necesaria para los casos de bullying o acoso escolar.

Si crees que padecen bullying o alguien cercano está teniendo acoso escolar, contáctenos en el teléfono 24 horas 96 065 24 24 o a través de nuestra web.

Contactar