Skip to main content

Dicen que prestar dinero a un amigo es la manera más fácil de perderlo. Sin embargo muchas personas, en caso de necesidad o a la hora de afrontar un pago o un proyecto, optan por pedir prestado dinero a un amigo o familiar en lugar de acudir a una entidad bancaria. En Castillo Castrillón Abogados te contamos todo lo que debes saber para poder realizar un préstamos entre personas de manera segura, sin comprometer ni tu dinero ni tus amistades.

En España cada vez más se recurre, a la hora de conseguir financiación, a la ayuda de familiares o particulares. Se trata de préstamos basados en la confianza de una relación afectiva, por lo que el único requisito es la devolución de la cantidad prestada, a diferencia de un banco que exigirá siempre un interés (deberás devolver más de lo prestado), un aval o la contratación de determinados servicios.

En Castillo Castrillón Abogados recibimos a menudo a clientes que nos consultan si prestar dinero entre particulares es legal, incluso sin un contrato escrito. La respuesta es obviamente que sí. De hecho, se encuentra regulado por la Ley 16/2011 de 24 de junio si es un préstamo entre personas o préstamo entre particulares y por la Ley 2/2009 de 31 de marzo si es un préstamo hipotecario.

Sobre su funcionamiento, es el mismo que el de cualquier préstamo bancario: un acreedor (por ejemplo, tú) presta dinero a un deudor (tu amigo o familiar) y este último se compromete a devolverlo en el plazo y tipo de interés acordados. El interés puede ser cero y que la persona que presta el dinero no busque un rendimiento económico sino simplemente ayudar a quien necesita la financiación a cambio de que posteriormente le devuelva la cantidad prestada, algo que sucede muy habitualmente cuando existe una relación de amistad o familia entre prestamista y prestatario.

Ventajas del préstamos entre personas o préstamo entre particulares

Las ventajas de prestar dinero a un amigo o familiar son indudables, especialmente para la persona que necesita el dinero, siendo una excelente alternativa a las fórmulas más tradicionales de financiación como puede ser un banco o una entidad de crédito:

  • Rapidez. Son más rápidos que los préstamos bancarios tradicionales
  • Sin interés. Generalmente, si el vínculo afectivo es fuerte, no se requiere devolver más que el dinero prestado
  • Sin aval. La persona que presta el dinero rara vez  exige una garantía para recuperar su dinero, dando por hecho que por la relación afectiva entre ambas personas, ésta lo devolverá. Son préstamos basados en la confianza.
  • Sin intermediarios. La financiación va directamente de prestamista a prestatario
  • Sencillez. No tienes la obligación de contratar productos vinculados.

¿Por qué redactar un contrato de préstamos entre personas o préstamo entre particulares?

Son muchos los clientes que nos visitan porque en su día prestaron un dinero a alguien y esta persona no se lo quiere devolver y para prevenir otra situación igual nos preguntan como prestar dinero de manera segura. En Castillo Castrillón recomendamos siempre hacerlo formalizando un contrato de préstamo entre particulares, pues es una forma totalmente segura y legal que nos permitirá reclamar el dinero prestado en caso de que el prestatario no nos lo devuelva.

Aunque un acuerdo verbal ya tiene validez legal en base al Articulo 1.258 del Código Civil que establece que “los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, y desde entonces obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley”, no es menos cierto que al no quedar constancia por escrito del préstamo, a menudo podemos encontrarnos con una seria dificultad: probar que se dio ese dinero, y que además fue en calidad de préstamo, es decir, sujeto a una devolución.

Por el contrario, hay otras formas de prestar dinero de manera segura. La mejor de todas es redactar un contrato de préstamo entre particulares, toda vez que el contrato escrito en sí mismo establece la prueba de que el préstamo existió, y podemos por tanto exigir legalmente la devolución del dinero.

¿Cómo redactar un contrato de préstamos entre personas?

Para asegurarnos de que el contrato será 100% legal y no podrá ser anulado por carecer de datos necesarios o por disponer de cualquier tipo de cláusula abusiva, lo más recomendable es siempre acudir a un abogado para que supervise, o incluso redacte, el contenido del contrato.

El contrato es necesario que contenga determinados datos, como todas y cada una de las condiciones que rigen el préstamo (cantidad, plazos y forma de devolución, interés si lo hubiera, etc…), así como los datos de las personas que intervienen en el préstamo con su DNI y su firma, además de la fecha y lugar en que se rubrica el contrato.

Además de ofrecerle asesoramiento sobre el mejor tipo de contrato para cada caso, el  abogado se asegurará de que el contrato se adecúa en forma a la ley, y velará de cara al prestatario de que no disponga de ningún tipo de cláusula abusiva.

De cara al prestamista, aportará todas las cláusulas necesarias en base al tipo de préstamo y le ofrecerá todas las garantías de cara a poder recuperar el dinero prestado, simplificando cualquier posible reclamación judicial por impago al constar de modo inequívoco la identidad de las partes, sus manifestaciones y la fecha (esencial para acreditarlo ante Hacienda)

En definitiva, el abogado será el profesional más indicado para supervisar que el contrato sea totalmente legal, evitando o facilitando la resolución de cualquier tipo de problema en el futuro.

En Castillo Castrillón Abogados estamos a su disposición de cara a asesorarle de manera exhaustiva sobre cualquier tipo de contrato de préstamos entre personas o préstamo entre particulares o de muchas otras índoles, siendo el asesoramiento, redacción y revisión de contratos y documentos uno de los servicios incluidos en nuestro plan de asistencia legal integral Abogado de Guardia 365.

¿Y si no queremos que la otra persona nos devuelva el dinero?

Esta es otra cuestión que a menudo nos hacen en el despacho. Y en ocasiones, como consecuencia de un requerimiento de Hacienda. Y es que debemos tener cuidado y ser muy claros al respecto. Si prestamos el dinero sin intención de recuperarlo entonces no estamos ante un préstamo, sino qu estamos ante una donación.

No es infrecuente, y menos en el seno familiar, que un padre o hermano de dinero a otro miembro de la familia sin pretender una devolución del mismo a posteriori. En estos casos hablamos de una donación, y será necesario hacer frente al Impuesto de Sucesiones y Donaciones que, en función de tu comunidad autónoma, puede llegar a ser muy elevado. Intentar camuflar una donación como un préstamo es ilegal y si Hacienda se da cuenta de ello puede suponer problemas legales.

Por ello, nuevamente estamos a tu disposición si algún familiar o conocido necesita dinero y le quieres ayudar. Te asesoraremos y valoraremos la mejor opción para ti, y que tu voluntad de ayudar no se convierta en un problema.

En Castillo Castrillón Abogados contamos con especialistas en Derecho Civil y Derecho de Familia. Si usted necesitara asesoramiento en cualquiera de los dos ámbitos, o prestar dinero de manera segura a un conocido o familiar, le invitamos a ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 24 horas 96 065 24 24 o de los diferentes métodos de contacto presentes en esta web, y solicitarnos un primer y minucioso estudio de su caso sin ningún tipo de compromiso.

×

Powered by WhatsApp Chat

×